SAP

La alienación parental es un trastorno que surge principalmente en el contexto de las disputas por la custodia de los hijos. Su principal manifestación es una campaña de denigración sin justificación del niño contra uno de sus padres. Es el resultado de la combinación de un programa de adoctrinamiento por parte de uno de los padres y las propias contribuciones del niño a la denigración del padre objetivo. La alienación usualmente se extiende también a la familia y amigos del padre alineado.

Muchos niños involucrados en litigios de divorcio y custodia se someten a un leve adoctrinamiento por parte de sus padres. Este hecho perturbador es producto de la naturaleza del divorcio y de la desintegración de la relación conyugal en nuestra cultura. Inevitablemente, los niños reciben mensajes sutilmente transmitidos de que ambos padres tienen serias críticas el uno del otro.

La alienación de los padres, sin embargo, es mucho más grave. Implica la denigración sistemática por parte de uno de los padres hacia el otro, con la intención de alejar al niño del otro progenitor. El síndrome de alienación parental es el intento deliberado de uno de los padres de distanciar a sus hijos del otro. La motivación es destruir el vínculo entre sus hijos y el otro progenitor.

¿Qué sucede cuando a los niños se les niega el acceso a uno de los padres y son víctimas de la alienación paterna?

El intento de alejar a un niño de sus padres se hace por muchas razones. Entre esas razones, el intento de castigar al otro progenitor por alguna infracción percibida. O bien, un problema emocional que impide que el padre alienante responda a una situación estresante de manera racional.

La alienación de los padres generalmente se desarrolla con el tiempo y algunos de los primeros signos del síndrome incluyen los siguientes:

 Ira hacia el otro padre

Un padre hablará mal o criticará al otro padre directamente al niño o a los niños. Las declaraciones negativas sobre la otra parte pueden ser directas o indirectas. Por ejemplo, los padres pueden decir: “No podemos permitirnos un equipo deportivo porque tu padre/madre decidió gastar el dinero en fiestas con su nuevo amigo”.

Un comentario más directo sería, “tu padre/madre se fue porque no se preocupó lo suficiente por ti para intentar salvar el matrimonio “. Cualquiera de las dos declaraciones tiene el propósito de hacer que el niño sienta enojo hacia el otro padre. Es un intento de usar al niño para vengarse del otro padre por causar dolor emocional.

Intentos encubiertos para promover la ira

Un padre hablará mal del otro padre dentro del rango de audición del niño o niños.

Hay padres que dicen que nunca le dirían nada negativo a su hijo o hijos sobre el otro padre. Sin embargo, no parecen tener ningún problema para decir cosas negativas a otras personas y si su hijo o hijos están a una distancia auditiva cercana.

Esta gente se presenta a sí misma como una “buena persona”. Quieren infundir ira en sus hijos hacia el otro padre sin parecer malos.

Es fácil decir que no tenían idea de que el niño estaba escuchando para no tener que asumir la responsabilidad de sus acciones.

Compartir los detalles de la vida adulta con el niño

Un padre hará que el niño esté al tanto de los detalles del divorcio, del conflicto en curso, así como los problemas financieros causados por el divorcio en caso de que existieran. El progenitor hará que el niño esté consciente de los asuntos legales que están en curso y haga que parezca que si no fuera por papá o mamá su vida sería más fácil.

Esto no sólo puede hacer que el niño sienta enojo hacia el otro progenitor, sino que también puede hacer que el niño se sienta responsable de su situación y quiera asumir responsabilidades que no son suyas.

Envío de mensajes negativos al niño sobre el otro padre

Un padre usará el lenguaje corporal para comunicar su aversión hacia la otra parte. El niño puede ser testigo de cómo su padre/madre mueve los ojos o sacude la cabeza ante algo que el otro padre hizo o dijo. Tal lenguaje corporal envía un mensaje negativo sin que se hable una palabra.

Los niños son inteligentes y saben que significa un movimiento de los ojos es un gesto de desdén. Uno claramente quería enviar el mensaje de que el otro padre es estúpido o está equivocado de alguna manera.

Negarse a la coparentalidad de manera razonable

Negarse a estar cerca del otro padre o a ser uno de sus padres también le envía al niño un mensaje negativo. A los niños se les puede decir que su padre/madre siempre está enfadado y que el otro padre no quiere estar cerca del enojo. El otro padre puede no estar molesto en absoluto, pero tales acusaciones pueden causar que el niño tenga un resentimiento infundado hacia el otro padre.

Hacer acusaciones falsas de abuso

Un padre puede llegar a hacer acusaciones falsas de abuso sexual, físico o emocional contra el otro padre. Si usted tiene hijos pequeños que todavía no son capaces de comunicar exactamente lo que ha sucedido, tales acusaciones pueden ser muy peligrosas para la relación niño/padre. También pueden tener graves consecuencias legales.

Si un niño es demasiado pequeño para hablar y comunicar lo que pasó, usted debe insistir en un examen médico o una evaluación psicológica. Si el niño es lo suficientemente mayor para hablar por sí mismo y le comunica que no ha sido abusado, entonces es también su responsabilidad ayudarlo de la manera más eficiente.

Junto a la tensión normal de la separación y divorcio la sensación de que el niño debe elegir entre los padres y usted puede causar daños que duran toda la vida. Los niños que tienen que vivir con el conflicto no resuelto y la ira de sus padres sufren mucho. Es imperativo que los padres estén dispuestos a ser padres cooperativos después del divorcio y que pongan las necesidades de sus hijos en primer lugar.